VENTAS 

SALÓN DE BELLEZA

PRINCIPALES DESAFÍOS DEL SECTOR

Para sacar el máximo beneficio a su salón de belleza, debe tener en cuenta ciertas reglas de oro que le conducirán hacia el éxito rotundo: Transmitir la mejor imagen de su centro a través de su personal  y utilizar los espacios como armas de venta son algunos factores esenciales.

 

El dominio de estas técnicas de ventas es un verdadero “arte” que debe  tener en cuenta para vender mejor tus servicios y productos.

 

El personal debe dominar un conjunto de técnicas que se aplican en el punto de venta para motivar el acto de compra. Dicho de otra forma, la estrategia de ventas efectiva  es disponer de tal manera los productos (en el caso de la esteticista, cosméticos) o servicios (tratamientos) de forma que inviten a su compra. Para ello un factor determinante es la colocación del producto en un lugar estratégico.

 

Por ejemplo, en los supermercados, los fabricantes pagan una tarifa extra si quieren que su producto esté en una situación de privilegio en el lineal, ya que la ubicación del producto en la línea de visión garantiza, en gran medida, la venta del mismo.

 

Las zonas de venta se catalogan como “frías” (aquéllas donde no alcanza la vista) o “calientes” (aquéllas que están lo más cerca del posible consumidor). Saber elegir los lugares más propicios, incita al cliente a la compra, y hará que el producto se venda por sí mismo.


Todo su personal está involucrado.


La recepción debe convertirse en una pequeña extensión del escaparate. Se puede ubicar algún expositor de productos, e incluso un probador de cosméticos, como en las perfumerías. Hay que dejar que el cliente toque y curiosee, casi sin que se dé cuenta de que lo está haciendo y atenderlo sin hostigarlo 

La cabina es el último eslabón en el centro de belleza. No hay que olvidar nunca que éste es un lugar de relajación y no de venta. Por ello, se debe evitar en la medida de los posible las estanterías con cosméticos de uso en casa, carteles, ofertas…

 

La imagen… es todo


Como si de un mensaje subliminal se tratara, el centro de estética despierta sobre el cliente una primera impresión que será determinante para incitarlo a entrar o simplemente pasar de largo. Por eso, es muy importante saber qué queremos transmitir y ser coherentes con esa idea.


La imagen del centro debe ser homogénea
 y tener “personalidad”. 


Hay que ser congruentes con lo que se quiere comunicar de él. Todo en el centro de belleza debe proyectar la misma imagen, desde la entrada hasta la cabina más escondida.

 

Todos estos elementos forman parte de la imagen corporativa de la empresa que, junto con el trato y servicio, otorgan al cliente un posicionamiento concreto del centro.

 

Si se aplican correctamente todos estos parámetros, el cliente recibirá en su mente un conjunto de inputs proyectados de forma homogénea, que generan un mensaje uniforme de la imagen del centro.

 

En ALAS Escuela de Ventas trabajamos para dar personalidad a su centro de belleza a través de sus colaboradores .

¡Contáctenos hoy mismo!

INFORMACIÓN DE CURSOS:

relacionespublicas@alasescueladeventas.com

55 3615 7999

Corporativo Diamante, Av. Vasco de Quiroga #3900

Torre A, Contadero, 01219 Ciudad de México, CDMX