El Camino simple a la productividad

 

 

Hablar de productividad me obliga a pensar en la complejidad del significado, acorde con el diccionario de la Real Academia Española, la productividad es un concepto que describe la capacidad o nivel de producción por unidad de superficie de tierras cultivadas, de trabajo o de equipos industriales.

 

En el campo de la economía, existe productividad macroeconómica, vínculo que existe entre lo que se ha producido y los medios que se han empleado a nivel de una nación, o la productividad microeconómica inherente a las empresas, capacidad de una estructura para desarrollar los productos y el nivel en el cual se aprovechan los recursos disponibles.

 

Existen otros términos como productividad total de los factores, productividad global o productividad laboral. Asimismo, dentro una empresa por ejemplo, existen factores externos y factores internos que influyen en la productividad empresarial.

 

Dentro de los factores internos podemos citar entre otros, el óptimo mantenimiento de los equipos para producir, el uso eficaz de las máquinas y su capacidad,  mejora de los procesos de manipulación de los recursos, la optimización del uso de la energía, control adecuado de los desechos y las sobras, la motivación y capacitación del recurso humano, el mejoramiento del clima laboral o las técnicas de mejora continua con el personal consistente en la generación de cambios, corrección de errores y detección de áreas de oportunidad.

 

Desde mi experiencia como profesionista en el campo del entrenamiento, justo a las empresas en México les ha faltado aprovechar el talento y creatividad del recurso humano, habilidades natas que por falta de procesos y conocimiento, no logramos aprovecharlas al máximo.

 

Las mejoras científicas, técnicas, de materiales, equipos y procesos de calidad, tienen un principio básico que hace que funcionen, y ese principio es el factor humano. Dar ese primer salto a la productividad requiere de aprendizaje, responsabilidad y compromiso por parte de todo el equipo de trabajo, es importante recordar que las empresas son organismos vivos que producen y transforman el entorno.

 

 

Somos una nación entusiasta, pero para ser productivos, se requiere más que entusiasmo, se requiere autoconocimiento, desarrollar aptitudes y actitudes para el mundo laboral. Se requiere trabajo constante y permanente para generar día a día un cambio.

 

También se requieren herramientas emocionales para mejorar el desempeño de los equipos de trabajo, herramientas que permitan la disolución de conflictos interpersonales y de automotivación como el coraje y la pasión para optimizar el tiempo en aras de alcanzar metas reales.

 

El camino simple a la productividad, requiere entonces de varios factores esenciales a parte de los que ya he mencionado, voluntad, dirección, conocimiento y sobre todo, entrenamiento, entrenamiento que por sí solo no se da, se necesita aprender, enseñar, acompañar, motivar una y otra vez, hasta generar conciencia que el motor principal de toda empresa y de toda economía es el factor humano. 

Please reload

Entradas destacadas

Neuromarketing: ¿en serio decides tú o tu subconsciente?

July 28, 2017

1/3
Please reload

Entradas recientes

April 6, 2019

Please reload

Archivo
Please reload