Las Empresas familiares y cómo sobrevivirlas. (PARTE 1)

                                                                                   

 

HECHOS:

  • Se estima que un 80% de las empresas en el mundo son familiares.

  • En América Latina, 9 de cada 10 empresas son familiares y 2 de cada 3 fracasan.

  • En México, más del 87% de las empresas son familiares y 8 de cada 10 mueren antes de los 2 años de vida.

  • Se estima que más del 30% de las empresas familiares sobreviven hasta la segunda generación y cerca del 13% llega, tan sólo, hasta la tercera generación.

 

Las empresas familiares son aquellas cuya propiedad pertenece en su mayor parte o totalmente a miembros de una sola familia. La empresa familiar se caracteriza porque sus miembros trabajan en equipo y tienen lazos fuertes, ya sean consanguíneos o de carácter social. Principalmente hay un socio fundador que inicia el negocio y conforme va creciendo el negocio,  va apoyándose en miembros de su familia hasta formar la empresa familiar.

 

Este tipo de empresas se enfrentan por lo regular a los mismos retos de crecimiento y permanencia:

 

DICHOS Y MORALEJAS

 

1) “Más sabe el diablo por viejo que por diablo”

 

Centralización de Autoridad: El socio fundador o mayoritario posee toda la autoridad, es la cabeza de la familia y decide sobre todo, los objetivos de la empresa, nuevos proyectos, manejo de recursos, contrataciones,  e incluso autorizaciones de compras de activos e insumos.

  

Moraleja: “El que mucho abarca, poco aprieta” El Socio fundador o socios deben trabajar en delegar autoridad, dar mayor responsabilidad, capacitar y entrenar al equipo, tener confianza e involucrar más a la familia en la toma de decisiones para lograr trascender la empresa a futuras generaciones y al mismo tiempo entrenar a los sucesores.

 

 

2) “El que nace para maceta, del corredor no pasa”

 

Deficiencias profesionales: Contratación de algún familiar cercano (hijos, hermanos, tíos, sobrinos, etc.) que tan sólo por el parentesco familiar, llegan a ocupar puestos de mando, sin tener las capacidades profesionales para ejercerlo.

 

Moraleja: “La burra no era arisca, la hicieron” Si en la familia, no se cuenta con la persona ideal para ocupar un puesto de mando, deben contratar a un empleado externo, buscando a la persona idónea para la vacante, quien podría ser más objetivo, aportar conocimiento y nuevas experiencias, con un enfoque  más claro y fresco. Quien además aportaría una inyección de nuevas ideas y  vitalidad a la empresa familiar.

 

3) “No hay mal que dure cien años, ni quien los aguante”

 

Deficiencias administrativas: No existen procesos administrativos o son deficientes, porque fueron implementados en su inicio por el socio fundador y no han sufrido modificación alguna con el crecimiento de la empresa y todo se mantiene igual, cuando la empresa ya ha cambiado, ha evolucionado, ha crecido, pero no así sus procesos administrativos, que seguramente ya son obsoletos o ineficaces y necesitan adecuarse a los cambios, escudándose siempre en la trillada frase: “Así se ha venido haciendo desde que iniciamos”

 

Moraleja: “Cuando veas las barbas de tu vecino rasurar, pon las tuyas a remojar” Institucionalizarse, profesionalizando las distintas áreas del negocio y los procesos internos. Elaborar nuevos y mejores procesos administrativos, documentarlos, elaborar un organigrama y darlo a conocer, elaborar Manuales, hacer perfiles y descripciones de puestos, implementar nuevas políticas, elaborar un manual de bienvenida y reglamento interior de trabajo; estandarizar un sistema adecuado de remuneraciones y definir y dar a conocer la Misión, la Visión  los Valores y los objetivos de la Empresa.

 

 4) “Echando a perder se aprende”

 

Toma de decisiones inadecuadas: No hay quien aporte buenas decisiones ni un comité que lo decida ni un foro de discusión formal de asuntos importantes, donde se haga una lluvia de ideas y se tomen decisiones inteligentes. No se pasan las decisiones por el proceso mental “primero pienso y luego hablo”. Normalmente se toman decisiones emocionales sin este proceso mental y por consiguiente inapropiado. 

 

Moraleja: “No hay mal que dure cien años, ni quien los aguante”

Crear un Comité de Administración, con los socios y las personas con puestos de mando y realizar juntas formales de Comité para la toma de decisiones, ayudará a la empresa a eliminar posibles malas decisiones y con ello optimizar los recursos y ser más eficientes. El Consejo de Administración, decidirá el futuro de la empresa, definirá los objetivos, los nuevos proyectos y la dirección que debe llevar la empresa. El Consejo Familiar con uno o todos los miembros del Consejo de Administración ayudarán en conjunto a profesionalizar el negocio y abrirá un canal de comunicación empresarial, tomarán decisiones en conjunto y evitarán malas decisiones.

 

5) “De los parientes y el sol, mientras más lejos mejor”

 

Discernir claramente la relación familiar con las obligaciones en el negocio: En las empresas familiares es muy frecuente que la relación que existe con el socio fundador o los demás socios, no les permita a éstos tomar las mejores decisiones, por el problema que conlleva lidiar con el parentesco, en el caso de algún error o alguna mala decisión.

 

Moraleja: “Lo que es parejo, no es chipotudo”

 

El socio fundador, los accionistas y todos los familiares que laboren para la empresa deben tener claro que, coloquialmente hablando, tienen dos gorras de baseball, una del equipo de trabajo operativo y otra de socio, en las juntas de Consejo de Administración, llevarán la gorra de socio, pero en el día a día laboral deberán traer la gorra del equipo de trabajo operativo, con la cuál tendrán que responder, sobre su trabajo, su desempeño, su rendimiento y sus decisiones,  como cualquier otro empleado. Hay que dejar claro que las reglas y los sentimientos familiares deben separarse al momento de tomar decisiones. La familia es el corazón de la empresa, sus miembros trabajan, además de por un sueldo, como cualquier empleado, por una promesa de herencia a futuro. Sin embargo, esto puede llegar a ser un problema cuando la familia, que ha crecido al mismo ritmo de la empresa, quiere imponer sus propias reglas y conducirse de manera independiente, sin acatar los lineamientos que habían llevado la empresa hasta ese nivel. Lo más sano es hacer ver a cada miembro de la familia cuál es su rol dentro de la empresa y dejarle claro que tendrán que responder, sobre su trabajo, su desempeño, su rendimiento y sus decisiones,  como cualquier otro empleado, independientemente del parentesco filial.

Please reload

Entradas destacadas

Neuromarketing: ¿en serio decides tú o tu subconsciente?

July 28, 2017

1/3
Please reload

Entradas recientes

April 6, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload