Tipos de clientes

 

  

 Cada cliente tiene un tipo de personalidad y no podemos cambiarlo, pero si detectarlo y adaptarnos a su tipo de compra, y cerrar una venta en cualquier circunstancia. 
 

1) El cliente INDECISO:
Características:

  • Se trata de un cliente con muchas dudas durante el proceso de compra.

  • Necesita tener información suficiente sobre las alternativas al producto o servicio que desea adquirir, por ello, en ocasiones, sale en busca de más información. La compra le lleva, por tanto, más tiempo que a otros clientes.

Manera de atenderle: 

  • No debemos imponernos ni impacientarnos.

  • Trataremos de ayudarle mostrándole nuestros productos o servicios, resumiendo los puntos importantes en diferentes ocasiones.

  • Le mostraremos una gama de productos o servicios limitada para evitar la saturación del cliente.

Evitar:

  • No debemos hacerle creer que su indecisión resulta algo extraño dado las características del producto o servicio que tratamos de vender.

  • Debemos dejarle espacio para que reflexione sobre su decisión, nunca agobiarlo.

  • Tampoco debemos presentarle un número excesivo de datos e información, pues aumentará su indecisión.

 

 

2) El cliente SILENCIOSO:

 

Características:

  •     Se trata de clientes que hablan poco pero son buenos escuchando. No suelen mostrar sus emociones o motivaciones, por lo que es difícil saber qué piensa.

  •     Evitan comentar el producto, pero mientras, suele reflexionar acerca de él en silencio.

Manera de atenderle:

  • Ante este tipo de clientes debemos mostrar amabilidad e interés por sus necesidades a fin de buscar una respuesta, haciéndole alguna pregunta para ello.

  • Podemos utilizar catálogos o muestras para hacerle participar dando su opinión.

  • Es importante que cuando hable le mostremos un especial interés.

Evitar:

  • Nunca elevar la voz aun si no nos contesta, pues podemos pensar que no nos escucha.

  • Tampoco debemos interrumpirle cuando comience a hablar.

  • Evitar los silencios prolongados.

 

 

 

3) El cliente DISCUTIDOR:

 

Características:

  • Es un cliente que presenta deseos de discutir.

  • Tiende a mostrar un aire de superioridad con el personal de ventas, poniendo a prueba la paciencia del mismo.

Manera de atenderle:

  • Debemos atenderlo con firmeza y seguridad.

  • Emplear un estilo asertivo sabiendo decir no cuando sea necesario sin ser agresivo.

  • Escuchar con paciencia, conservando la calma y el humor.

 

Evitar:

  • Trataremos de evitar las discusiones con el cliente, o dejarnos impresionar por su sarcasmo.

  • No consideraremos sus críticas como ofensas personales ni mostraremos indicios de temor.

 

 

4) El cliente ENTENDIDO / ORGULLOSO:

 

Características:

  • Se trata de personas con alta autoestima personal y profesional, que creen conocer todas las características del producto y la empresa.

  • Buscan controlar la situación y la conversación.

  • Tienden a mostrar cierta superioridad hacia el personal de venta y reaccionar de forma negativa hacia los consejos.

  • Tiende a buscar elogios y exigir respeto, haciendo exhibición de sus conocimientos y/o estatus social.

Manera de atenderle:

  • Debemos atenderle aportando datos objetivos y hechos probados del producto o servicio que estamos ofreciendo.

  • Escucharlo de forma activa, mostrando interés por sus palabras. Mostrar calma y tranquilidad.

  • Ser asertivo expresando las opiniones con seguridad.

Evitar:

  • Resulta inútil tratar de demostrarle que está en un error. Tampoco debemos manifestar impaciencia o debilidad, ni interrumpir bruscamente la conversación, pues se sentirá ofendido.

  • No hacer elogios inmerecidos, pues éste cliente suele distinguir perfectamente cuando son elogios y cuando son apreciaciones falsas.

 

5) El cliente AMISTOSO:

 

Características:

  • Tienden a mostrarse receptivo y pacífico. Al conversar con él nos da la razón con frecuencia.

  • Tiende a mostrar cierta indecisión a la hora de realizar la compra.

Manera de atenderle:

  • Si la decisión se alarga mucho, conviene realizar un resumen de los aspectos sobre los cuales hay acuerdo.

  • Se debe hacer hincapié sobre una oferta concreta, y forzar el acuerdo cuando se perciben señales de que es posible.

Errores a evitar:

  • No debemos confiarnos demasiado, ya que si se tarda demasiado en cerrar la compra pueden que decidan no realizarla en ese momento debido a su tendencia a la indecisión.

 

6) El cliente REFLEXIVO o METÓDICO: 

 

Características:

  • Se trata de personas que muestran necesidad de autonomía, orden y exploración.

  • No suele exteriorizar su interés inicial por la compra.

  • Buscan información completa y objetiva, valorando pros y contras.

Manera de atenderle:

  • Debemos mostrar calma, y repetir la argumentación tantas veces como sea necesario.

  • Nuestra argumentación debe ser completa y objetiva, dándole además al cliente tiempo para pensar.

Evitar:

  • Para que la compra finalice con éxito no debemos mostrar nuestra inquietud, ante su indecisión, ni presionarlo para que se decida por el servicio o producto que ofrecemos.

 

 

 

7) El cliente CONSERVADOR / ENTUSIASTA:  

 

Características:

  • Este tipo de cliente disfruta de la conversación, en ocasiones relata historias de carácter personal.

  • Pasa de un tema a otro olvidándose de la propia compra. Tiende a ser repetitivo en sus argumentaciones y no escuchar a los demás. Pese a ello suele interesarle la opinión de los dependientes.

Manera de atenderle:

  • Debemos tratar de volver la conversación hacia la venta si nos desviamos de ella. Es conveniente ser breve en la exposición, presentando los puntos centrales del producto o servicio.

  • Así mismo, conviene que adoptemos una actitud firme, llevando el mando de la situación. Suele ser de gran ayuda recurrir a la opinión de otros clientes sobre el servicio o producto..

Evitar:

  • No debemos mostrar cansancio ni aburrimiento, tampoco romper su entusiasmo, o entrar en conversaciones o discusiones personales sobre asuntos personales del cliente.

 

8) El cliente TÍMIDO: 

 

Características:

  • Son clientes que evitarán mirar a los ojos y tratarán de mantener cierta distancia con los vendedores.

  • No se sienten cómodos mostrando sus opiniones, quejas o dudas ante otros clientes.

Manera de atenderle:

Debemos tratar de generar un clima de confianza, ofreciéndole catálogos u otros soportes visuales que hagan la conversación más relajada, sin necesidad de un contacto visual continuo.

  • Debemos aportar consejos y sugerencias, pero no hacerlo en presencia de otros clientes, para que ellos manifiesten también sus dudas de una forma cómoda.

Evitar:

  • No debemos forzarle a mantener la mirada, o acercarnos demasiado limitando su espacio personal.

  • Tampoco es aconsejable preguntarle sobre sus opiniones o dudas, especialmente en presencia de otros clientes.

 

9) El cliente ESCÉPTICO: 

 

Características:

  • Muestra una marcada tendencia a sobrevalorar los aspectos negativos de los productos y a infravalorar los datos positivos.

  • Considera que puede estar siendo manipulado por técnicas de venta o estrategias de marketing.

  • Muestra un continuo estado de autodefensa

Manera de atenderle:

  • Debemos destacar datos y hechos objetivos del producto o servicio, destacando primero las desventajas y luego todas las ventajas que puede ofrecer.

  • Debemos también ser pacientes ante sus dudas u objeciones, hablando con seguridad.

Evitar:

  • No debemos ocultar las desventajas del producto o servicio, ni discutir acerca de los aspectos negativos que el cliente señala.

  • Tampoco mostrar signos de impaciencia o considerar las dudas como algo excepcional.

  • Se aconseja permanecer a su lado hasta finalizar la compra.

 

10) El cliente OCUPADO: 

 

Características:

  • Este tipo de clientes no tiene tiempo para nada. A la vez que realiza la compra puede estar haciendo otras operaciones de forma simultánea.

  • Dicha intensidad de ocupación puede ser síntoma de gran actividad, pero también de mala organización y desorden

Manera de atenderle:

  • Debemos de tratar que se relajen y centren su atención en la conversación.

  • Peguntas como ¿cómo puede usted atender tantos asuntos a la vez? son una buena forma de captar la atención.

Evitar:

  • No debemos forzarlos a centrar su atención, más vale posponer la venta para otro momento si vemos que el cliente no puede ofrecernos atención.

  • Tampoco debemos mostrarnos como si no entendiéramos tal estado de agitación, pues puede causar una reacción negativa del cliente.  

Please reload

Entradas destacadas

Neuromarketing: ¿en serio decides tú o tu subconsciente?

July 28, 2017

1/3
Please reload

Entradas recientes

April 6, 2019

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload